Deformación profesional … o lógica

Esta mañana he ido al colegio en el que el próximo curso mi hija va a comenzar su etapa escolar, a fin de realizar la correspondiente matrícula.

Tras rellenar un largo cuestionario (espero que tengan un buen fichero de datos de carácter personal), en el que preguntaban desde la profesión de los padres, hasta como había sido el embarazo y parto del futuro alumno, he presentado la susodicha matrícula.

Con un gracias la han apilado junto con las demás, y ante mi petición de una copia sellada para mi, la funcionaria, muy sorprendida, me ha dicho que no se entregaba ninguna copia.

No pongo en duda la profesionalidad de dichos empleados, pero si la matrícula de mi hija se extravía, ¿cómo acredito que la presenté en tiempo?, no tengo ninguna manera de acreditarlo.

Por supuesto, he pedido -las cosas como son, no ha hecho falta insistir mucho- una fotocopia sellada (la funcionaria no podía dejar de poner cara de sorpresa durante dicho proceso). Y yo me pregunto, ¿es deformación profesional o lógica?. Porque a mi me parece lógico que me entreguen una copia, pero por lo visto, he sido el único bicho raro que la ha pedido.

Descargas, Mentiras y Discográficas

Me hubiera gustado comenzar este blog con otro tipo de post, un saludo, propósitos, ideas…pero el mismo todavía está en una fase beta.

La actualidad manda y no he podido evitar inaugurar el mismo con este comentario.

He escogido el título del post “emulando” 😉 el título de aquella película que decía “Sexo, mentiras y cintas de video”, a fin de manifestar mi indignación por la noticia publicada en los medios relativa a la solicitud de las discográficas de una ley como la francesa contra la pirateria digital.

Con ello pretenden, primero avisar y en caso de persistencia, castigar, las descargas de música y peliculas mediante las redes de pares (P2P), obviando alevósamente que nuestra Ley de Propiedad Intelectual permite la copia privada (para algo abonamos los sufridos consumidores el famoso canón digital, aun cuando los soportes se utilicen para guardar nuestros documentos, fotografías y videos caseros) y que además, toda la jurisprudencia dictada hasta el momento despenaliza dicha conducta.

Mensajes como éste, así como anuncios publicitarios que demonizan la copia privada para uso personal, hacen creer al común de los mortales no versados en la materia, que realmente son piratas digitales y que su conducta es ilícita.

Actúen contra quienes tienen que actuar, fuera el top manta, fuera la verdadera piratería y fuera las declaraciones que no se ajustan con nuestra legislación.