Michelines

Hoy, casi sin querer, he tropezado con esta noticia: “Medios brasileños llaman a Karolina Kurkova “gorda””. La verdad, no sé ni quien es esta modelo (no es un mundo que me apasione, ni en el que me mueva).

Desde luego la noticia me indigna, no tenemos suficientes problemas con la combinación jóvenes (y no tan jóvenes) + anorexia y/o bulimia?, yo creo que sí. Pero desde luego lo que me inquieta es que los medios de dicho país critiquen a una modelo de estar gorda, cuando en el plazo de dos meses (desde noviembre de 2006 hasta enero de 2007), hubo, al menos, cinco casos de fallecimientos de jóvenes aspirantes a modelo, por causa de la anorexia. ¿No tendríamos que aprender alguna lección de esas muertes?.

Hay que ver cómo han cambiado los cánones de belleza, nada tienen que ver con la Venus de Willendorf, la Venus de Botticelli, ni con “La maja desnuda”, eso sí que era curvas y cuerpos, y no los de ahora, que empujan a la enfermedad, obsesión, locura y hasta la muerte a muchos jovenes.

La próxima vez que veamos a una persona “gorda” por la calle, no le miremos asombrados, no le juzguemos (que al fin y al cabo ni le conocemos) mirémosle maravillados y pensemos: ¡olé sus huevos!.

PD: Me encanta Botero.

Biblioteca “para” la mujer

Hay que ver qué juego me va a dar la nueva Ministra de Igualdad, Sra. Aido (me ha obligado a crear una nueva categoria en este blog).

Ahora va y nos sale con la creación de una biblioteca “para” la mujer, en la que pueden entrar hombres. Pues menos mal, porque si fuera al contrario, no se hablaría de otra cosa, colectivos, asociaciones, instituciones…pondrían el grito en el cielo (evidentemente una de esas voces sería la mía).

Nuevamente no es un error de lenguaje que pueda/quiera ser corregido. No es la creación de una biblioteca “sobre”, “a cerca de”, “de” la mujer (cuantas propreposiciones hay como alternativa!!!).

Porque digo yo, no sería suficiente con que en las bibliotecas haya una sección de escritoras?.

Claro que la catalogación de los libros no sería nada fácil, Dónde ponemos Harry Potter?, en literatura juevenil o en la sección femenina de la biblioteca?. Conforme más escribo, más pienso que las cosas están bien como están.

Desde luego, apoyo la moción del Ministerio de Cultura, las bibliotecas son para todos, por y para todos.

Ayyy, si Emmeline Pankhurst levantara la cabeza!!!

Dando patadas al diccionario

Escucho, leo, veo en toooooodos los medios de comunicación como una señora Ministra va pegando patadas al diccionario. Dado que el común de los mortales lo hacemos de manera inconsciente con cierta asiduidad, la diferencia con dicha Ministra, es que no nos ufanamos por ello, correjimos en cuanto detectamos nuestro error, o simplemente lo dejamos pasar por si nadie nos ha oido.

Por eso, quizá lo que más me escandaliza de este asunto es que se reafirme en el mismo, reivindicando su inclusión en el diccionario.

Me considero feminista, pero desde luego no pretendo modificar todo el diccionario y reglas gramaticales de nuestra rica lengua. Me niego a estar diciendo amigos y amigas, compañeros y compañeras. Cuando pueda y por escrito pondré la tan socorrida @, pero reivindico el género neutro del castellano.

¡¡Qué sería sino de la pobre elefanta, tigra, hormigo, abejo… !!! (suficiente tengo con que Plutón ya no sea planeta).

Viva la igualdad de la mujer!!

Viva el castellano!!

Viva el diccionario de la RAE!! (aunque a este paso, tiene los días contados).

Deformación profesional … o lógica

Esta mañana he ido al colegio en el que el próximo curso mi hija va a comenzar su etapa escolar, a fin de realizar la correspondiente matrícula.

Tras rellenar un largo cuestionario (espero que tengan un buen fichero de datos de carácter personal), en el que preguntaban desde la profesión de los padres, hasta como había sido el embarazo y parto del futuro alumno, he presentado la susodicha matrícula.

Con un gracias la han apilado junto con las demás, y ante mi petición de una copia sellada para mi, la funcionaria, muy sorprendida, me ha dicho que no se entregaba ninguna copia.

No pongo en duda la profesionalidad de dichos empleados, pero si la matrícula de mi hija se extravía, ¿cómo acredito que la presenté en tiempo?, no tengo ninguna manera de acreditarlo.

Por supuesto, he pedido -las cosas como son, no ha hecho falta insistir mucho- una fotocopia sellada (la funcionaria no podía dejar de poner cara de sorpresa durante dicho proceso). Y yo me pregunto, ¿es deformación profesional o lógica?. Porque a mi me parece lógico que me entreguen una copia, pero por lo visto, he sido el único bicho raro que la ha pedido.