Dando patadas al diccionario

Escucho, leo, veo en toooooodos los medios de comunicación como una señora Ministra va pegando patadas al diccionario. Dado que el común de los mortales lo hacemos de manera inconsciente con cierta asiduidad, la diferencia con dicha Ministra, es que no nos ufanamos por ello, correjimos en cuanto detectamos nuestro error, o simplemente lo dejamos pasar por si nadie nos ha oido.

Por eso, quizá lo que más me escandaliza de este asunto es que se reafirme en el mismo, reivindicando su inclusión en el diccionario.

Me considero feminista, pero desde luego no pretendo modificar todo el diccionario y reglas gramaticales de nuestra rica lengua. Me niego a estar diciendo amigos y amigas, compañeros y compañeras. Cuando pueda y por escrito pondré la tan socorrida @, pero reivindico el género neutro del castellano.

¡¡Qué sería sino de la pobre elefanta, tigra, hormigo, abejo… !!! (suficiente tengo con que Plutón ya no sea planeta).

Viva la igualdad de la mujer!!

Viva el castellano!!

Viva el diccionario de la RAE!! (aunque a este paso, tiene los días contados).

Descargas, Mentiras y Discográficas

Me hubiera gustado comenzar este blog con otro tipo de post, un saludo, propósitos, ideas…pero el mismo todavía está en una fase beta.

La actualidad manda y no he podido evitar inaugurar el mismo con este comentario.

He escogido el título del post “emulando” 😉 el título de aquella película que decía “Sexo, mentiras y cintas de video”, a fin de manifestar mi indignación por la noticia publicada en los medios relativa a la solicitud de las discográficas de una ley como la francesa contra la pirateria digital.

Con ello pretenden, primero avisar y en caso de persistencia, castigar, las descargas de música y peliculas mediante las redes de pares (P2P), obviando alevósamente que nuestra Ley de Propiedad Intelectual permite la copia privada (para algo abonamos los sufridos consumidores el famoso canón digital, aun cuando los soportes se utilicen para guardar nuestros documentos, fotografías y videos caseros) y que además, toda la jurisprudencia dictada hasta el momento despenaliza dicha conducta.

Mensajes como éste, así como anuncios publicitarios que demonizan la copia privada para uso personal, hacen creer al común de los mortales no versados en la materia, que realmente son piratas digitales y que su conducta es ilícita.

Actúen contra quienes tienen que actuar, fuera el top manta, fuera la verdadera piratería y fuera las declaraciones que no se ajustan con nuestra legislación.